Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: LA MEMORIA


¿Alzheimer o Distracciones? El temor de las personas a una enfermedad de estos tiempos.

A partir de la “mediana edad” comienzan diferentes miedos que se van agudizando en la adultez: miedo a las enfermedades, a la inseguridad, a perder seres queridos, al engaño, pero uno de los miedos más fuertes es “perder la memoria” porque se van percibiendo diferentes síntomas que alteran y producen preocupación.

Estamos conscientes que hay 35 millones de personas en el mundo con ALZHEIRMER, una enfermedad que aterra en la adultez.

Se convierte en una psicosis colectiva y ante cualquier situación de olvido se piensa que es el comienzo de dicha alteración mental.

El cerebro humano tiene millones de neuronas con billones de “cablecitos” minúsculos llamados interconexiones, por lo que no hay lugar físico para la memoria ya que está localizada en diferentes partes del cerebro. La memoria es una de las tantas funciones del cerebro y un fenómeno de la mente, que permite almacenar, recuperar, codificar, formar mensajes e ideas siguiendo un código natural.

Algunas partes almacenan recuerdos de la infancia que se van archivando en la parte inconsciente y fluyen al consciente en cualquier momento o edad, como por ejemplo: hechos que nos impactaron en su momento como un juego en la niñez, el primer día de clases, palabras o circunstancias con los padres o abuelos, una golpiza o momentos amargos que quedaron guardados.

Hay otros lugares del cerebro en el que se archivan episodios basados en el corto plazo, llamado subconsciente y luego tenemos la parte consciente, que es la realizada en el hoy y la encargada de organizar la percepción y el pensamiento.

La memoria perfecta no existe, cada persona recuerda el mismo acto en forma diferente y lo manifiesta según el estado anímico o la emoción que acompaño el hecho.

Por ejemplo, en un velatorio de un ser querido, cada familiar expresa su dolor de diferente manera y lo va a recordar también de distinta forma, según como lo almacenó en su parte subconsciente o inconsciente.

Esto amerita tener en cuenta la importancia que tienen las emociones y como repercuten en la memoria de cada uno. El estrés y la ansiedad afectan la memoria y en esos estados es más difícil recordar con nitidez el momento vivido.

Por ejemplo, en una discusión se altera el equilibrio emocional por la ira que invadió ese disgusto, en el primer momento se recordara la causa que originó la pelea, pero no todas las palabras dichas o escuchadas. Cuando la persona calma su estado nervioso, va a ir recordando detalles del hecho que antes no recordaba.

Las personas se asustan y creen haber perdido la memoria, pero no es así ya que la mente tiene lapsos que hay que respetar y no asustarse.

Se debe tener en cuenta que un hecho vivido con calma será mejor recordado y almacenado en la memoria que uno vivido bajo el efecto del estrés y la ansiedad.

PENSAMIENTOS MÚLTIPLES – DISTRACCIÓN.

Es otra trampa de la memoria que nos asusta y disgusta vivirla, porque las personas confunden la pérdida de memoria como un comienzo de ALZHEIMER sin advertir que puede ser distracción, pensamientos múltiples, pensar en algo diferente a lo que se está haciendo, apuro, ansiedad, estrés, emociones dispares… y suceden éstas cosas:

·     No recordar los nombres propios de las personas. Se recuerda el rostro pero no el nombre.

·     No encontrar donde se dejaron las llaves o el teléfono.

·     Cuando se está hablando, no recordar lo que se va a decir o como continuar.

·     Ir al teléfono y no acordarse a quien se iba a llamar.

·     Leer un artículo, comprenderlo y luego no acordarse para explicarlo.

·     Leer un cartel y al momento olvidarlo.

·     No recordar lo que deseábamos guardar u olvidarse de dónde se guardó.

A partir de los 50 años (depende del trabajo o vida de cada uno) son muy frecuentes estos olvidos, pero son algo característico de la edad y se hacen más frecuentes en la tercera edad. Por eso las personas no deben asustarse, ya que el que padece de ALZHEIMER no registra lo que le pasa ni recuerda lo que olvidó. Por ejemplo: si olvidaste donde guardaste algo, la memoria te recuerda que algo olvidaste. Eso nos demuestra que la memoria está latente pero la distracción hizo equivocar el camino.

Según estadísticas, estudios e investigaciones de Facundo Manes (prestigioso neurólogo y neuro científico argentino reconocido mundialmente) sobre la memoria y el ALZHEIMER, expresa en una frase sus conclusiones al respecto: “Cuando más se quejan los sujetos de su memoria menos probabilidades tienen de sufrir una enfermedad de la memoria”

PENSAR, ANALIZAR, REFLEXIONAR…

·     Piensa en “lo que haces” o “estás haciendo” y no en lo que hiciste o harás. Esto te permitirá perder el miedo a no tener memoria.

·     Ejercita continuamente tu mente, no la dejes en silencio.

·     Realiza crucigramas, ejercicios mentales, adivinanzas, juegos que requieren pensar.

·     Lee y si luego no recuerdas lo leído, acostúmbrate a resumir en un escrito, ya que el escribir ayuda a memorizar.

Mercedes Davire de Llaver

N. de la R.: Para sugerir nuevos temas o inquietudes, enviar un correo a la siguiente dirección: mercedesdavire@hotmail.com.ar


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.















Desarrollo por Digital Bath