Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: LA ENVIDIA (primera parte)


Uno de los sentimientos más dañinos que puede sentir el ser humano.

La envidia es otro de los personajes dañinos para la sociedad, con la diferencia que el envidioso sufre y se auto-boicotea, mientras que el envidiado quizás ni se entera.

La envidia es un sentimiento oculto que implica querer ser o tener lo de los demás y esto lleva a un plano de continua insatisfacción y deseos no cumplidos.

Se unen sentimientos de ira, bronca, dolor, impotencia, al no poder alcanzar lo que la otra persona posee.

Envidiar es lo más dañino para la mente, corazón, cuerpo. Por lo general un éxito o un triunfo traen envidia. Se envidian los logros, el reconocimiento, la casa, la pareja, el dinero, la familia, los amigos.

Es un sentimiento destructivo de alguien que pretende quitar lo que otro de su entorno ha logrado, es un deseo de venganza porque el brillo de la persona envidiada opaca al envidioso. La envidia no tiene sexo, solo que las mujeres son más expresivas y los hombres envidian en voz baja y susurrando.

El envidioso piensa que si las otras personas lograron sus objetivos fue por suerte o casualidad, no por su accionar, dedicación o esfuerzo.

La envidia no vive sola, sino que convive con la crítica, calumnia, el chisme que destruye sigilosamente al envidioso.

Napoleón Bonaparte en el año 1804 decía: “La envidia es una declaración de inferioridad”.

Si analizamos la frase pensando en su inteligencia, entendemos que el envidioso al no poder conseguir ser como la otra persona, baja su autoestima creyéndose incapaz de lograr lo que desea, entrando en un circuito de desgano, inferioridad y sin deseos de luchar. Sumergido en la amargura e inseguridad de su propio YO, impotencia al no tener la capacidad de avanzar y su mente se cubre cada momento con la envidia que no tiene fin.

¿ADMIRAR O ENVIDIAR?

Hay una gran diferencia entre ambas palabras.

“Admirar” significa mirar a alguien para copiar sanamente sus logros y esfuerzos, porque la admiración es ver belleza interior y capacidad en el otro ser, mientras que “Envidiar” significa mirar mal, descalificando a la otra persona.

La envidia arrastra mezquindad porque se mira pensando: “Te miro para destruirte porque quiero ser mejor que vos”.

El envidioso posee sentimientos destructivos que lo dañan a sí mismo, porque es víctima de un deseo enfermizo por hacer perder los logros del envidiado, acompañando sus actos con chismes, calumnias, tratando demostrar saberlo todo.

¿CÓMO SE PUEDE DAR CUENTA UNA PERSONA CUANDO ES ENVIDIADA?

Observa tu entorno, ya sea laboral, social, económico, familiar.

Aquella persona que no te felicita por un logro obtenido, trata de aislarse, no reconoce un éxito tuyo, es la que te está envidiando, porque su indiferencia lo dice todo sin decirlo.

La persona que te halaga falsamente queriendo aprovecharse de tu éxito, es porque en su interior te envidia y amerita sentir pena por él, ya que sufre al ver tus éxitos.

En ambos casos, no te detengas, no guardes rencores, introduce tus pensamientos en tu YO interior y tendrás la convicción de que cosechaste lo que sembraste.

Porque sembraste esfuerzos, estudios, experiencias vividas, fracasos superados, errores corregidos, pero tienes la satisfacción de haber alcanzado tus metas.

Sé feliz por ti mismo/a, colma el canasto de tus proyectos y nunca detengas las ansias de ser cada día mejor, incorporando en tu interior que ser humilde es mucho más valioso que ser soberbio. Al envidioso hay que dejarlo pasar, que en su triste andar se está destruyendo en su propia soledad, por el solo hecho de ser envidioso.

LA ENVIDIA EN LA PARTE LABORAL

Hay personas que no le dan importancia al hecho, pero hay otros que sienten un profundo dolor porque piensan que no fueron valoradas por el esfuerzo realizado para obtener ese logro.

Fueron envidiadas por sus mismos compañeros y amigos. Fueron criticados por conceptos equivocados, confundiendo la admiración con la envidia.

Pero no solamente existe el envidioso en la parte laboral, sino también en los diferentes trabajos, en la sociedad, en el deporte, en las instituciones, en la política, en lo económico y lamentablemente también está latente en el grupo familiar.

Si un sujeto hace algo, el envidioso lo critica y si no hace nada, también entra en el juego del envidioso porque éste piensa: “Me alegro que no lo consiga porque yo si lo conseguiré”…

PARA PENSAR, ANALIZAR, REFLEXIONAR…

·     No compitas con nadie, no anheles llegar por envidia a lo que el otro llegó, sino por ADMIRACIÓN.

·     Si eres envidioso tu mente está dañada proyectado un film imaginario con ira y con un ego colmado de fantasía.

·     Si eres envidiado/a, sigue adelante, no te detengas, sé tú mismo/a y haz lo que te propusiste ser.

·     No hay envidia que pueda destruirte ni limitarte. Engrandece tu YO, valórate a ti mismo y continua tu propio camino.

·     Recuerda que Dios ilumina a los humildes y se avergüenza de los envidiosos.

Mercedes Davire de Llaver.

PARA ADQUIRIR EL LIBRO “SECRETOS DE VIDA” DIRIGIRSE A LOS SIGUIENTES PUNTOS DE VENTA:

“El Rafa”. Lavalle 431, San Martín. Teléfono: 4425403

Librería y Regalería “Patito”. 25 de Mayo 678, San Martín. Teléfono: 0234 434173

“Café de la Patria”. 25 de Mayo 44, San Martín. Teléfono: 4429710

Rubén Calanose. Distribuidor. Teléfono: 261 - 5071165

“Ekos New Librería”. 25 de Mayo 216, San Martín.

Librería “Delia”. Alem 1425, Tunuyán.

“Arte” Librería. San Martín y Rivadavia, Vista Flores, Tunuyán.

“Centro”. San Martín 222, La Consulta.

Librería “Lavalle”. Lavalle 369, San Carlos.

“Providencia” Librería. Pedro Molina, Mendoza.

“La Librería”. Anzorena 111, Rivadavia. Teléfono: 4442987

Salón unisex “Vendimia C” (San Isidro 1082, Rivadavia). Teléfonos: 4443755 - 2634685711

Estética y belleza “Betty Patriarca” (Belisario Gil 130, Rivadavia). Teléfono: 2634544615

Fotos “Núñez”. San Isidro, Rivadavia.


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.















Desarrollo por Digital Bath