Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


La Vida es una Preocupación Constante


Primera entrega de “Secretos de Vida 2016”

Hay días que el despertar es amargo, desolador, triste, donde la angustia oprime el pecho deseando no haber despertado.

La fuga de ideas fluye en la mente, no sabiendo cual es el principio y el final.

La ansiedad aumenta y los diversos caminos se bifurcan en la nada porque solo se deambula entre ramas caídas de un amanecer sin sol.

Las preguntas son un vaivén en continuo movimiento… la mente no responde… el accionar esta petrificado en un silencio sin acción.

¿Qué hago? ¿Cómo inicio este día? ¿Por dónde comienzo? ¿Cuál es el mejor camino? ¿Cómo resuelvo en el hoy tantas cosas?...

DIFERENCIA ENTRE PREOCUPACION Y PROBLEMA

Hay una gran diferencia entre preocupación y problema, que se debe tener en cuenta para hacer la vida más sencilla. La “preocupación” es lo cotidiano, los momentos recurrentes que se tienen en un día normal que se pueden ir solucionando según el enfoque que cada persona le dé.

El problema es algo ya instalado en el ser y lleva más tiempo resolverlo porque depende no solo del interior de la persona sino también del exterior que influye en los estados anímicos, conflictos familiares, sociales, económicos, laborales.

Tiene diferencia a la preocupación porque perdura por encima de ella y requiere más tiempo, calma, paciencia, habilidad, astucia e inteligencia para resolverlo.

Ejemplos:

“Mi hijo no aprobó el examen” (preocupación) porque si estudia seguirá adelante.

“Mi hijo decidió no seguir estudiando” (problema) porque ya se tomó una decisión que duele a la familia.

“No sé qué camino tomar con mi pareja porque cada día aumenta nuestro malestar” (preocupación) porque hay esperanzas de un dialogo constructivo.

“Me separo de mi pareja” (problema) porque es complicada la situación de desarmar el hogar y más si hay hijos que los unen.

“Me enamoré de una tercero” (preocupación) porque es difícil continuar navegando en un peligroso triángulo.

“Me enamore decido dejar a mi pareja” (problema) porque involucra un cambio generalizado, no sólo interiormente sino también en el entorno familiar y social.

La preocupación no significa lamentarse, quejarse, agobiarse, maximizando cada hecho como trágico, sino tratar de ir buscando soluciones adecuadas en el instante preciso.

Los problemas se deben ir ordenando por prioridades, no volcar en una mochila todos juntos porque ahí radica el error.

El ser humano está incapacitado para resolverlos en conjunto ya que se entrecruzan con las preocupaciones comenzando con la ansiedad de querer solucionarlos rápido, enlazándose con la angustia al ver que no se puede abarcar un todo, llegando al estrés que es fácil entrar y difícil salir de él.

¿POR QUÉ ES DIFICÍL SALIR DEL ESTRÉS?

Porque la persona se acostumbró a ese ritmo de vida y la vorágine en que se vive la impulsa a correr, a querer estar en todo y la mente disminuye su energía y la capacidad de un accionar cognitivo y equilibrado.

NUEVA FILOSOFÍA DE VIDA LLAMADA P.A.R.A.

Cada problema requiere un proceso para llegar a la acción. Se sabe que el accionar apresurado tiene sus consecuencias porque no se pensó adecuadamente. Cada palabra entra en una etapa de procesamiento y requiere aplicar esta nueva filosofía de vida llamada P.A.R.A. (Pensar, Analizar, Reflexionar, Accionar) Los tres términos primeros, si son bien consensuados ayudan a lograr un accionar decidido y armonioso con la convicción de un resultado positivo.

HERRAMIENTAS DE ESTA NUEVA FILOSOFIA DE VIDA

Ejemplo práctico y real: “Deseo abrir un negocio”

Si acciono impetuosamente, no le di al problema el tiempo del proceso. El sueño del proyecto está vigente, las expectativas de ver el resultado también, pero si necesita la etapa del proceso para que no caiga la ilusión de ese sueño.

PENSAR: ¿Cómo, dónde, por qué anhelo ese proyecto?

ANALIZAR: Las cosas positivas y negativas que pueden presentarse, como: Si es el lugar adecuado, la rentabilidad posible, hacer un estudio de mercado, un marketing constructivo, posibles ventas reales y no imaginarias y tantas desavenencias que pueden presentarse.

REFLEXIONAR: Cuando el proceso cubrió la segunda parte, es el momento de reflexionar si es conveniente el proyecto o que cambios se pueden o se deben hacer.

ACCIONAR: Al terminar el proceso de las tres teorías anteriores es el momento de accionar, dando pasos seguros, firmes e indemnes.

¿ES DIFICÍCIL APLICAR ESTA FILOSOFÍA?

Es realizar un cambio interior teniendo la precisa persuasión de querer hacerlo por uno mismo y no por los demás. El cambio debe nacer dentro del ser, no esperar que los demás cambien.

Si la persona está desconforme con el entorno, se debe cambiar profundamente uno para poder aceptar al prójimo.

Hay cosas que se escapan de la realidad y hay que saberlas buscar hasta encontrarlas.

Quizás, en un comienzo, cuesta realizar ese cambio adaptándose a esta filosofía de vida, pero…al practicar el proceso y ver los resultados seguros, tranquilos, que los sueños con calma se cumplen, percibirán que el cambio fue positivo, obteniendo una mejor calidad de vida porque hemos aprendido a dar pasos seguros, sin miedo al fracaso, sólidos y enérgicos, alejando el temor a hacer algo, porque el ímpetu del accionar fue pensado, analizado y reflexionado.

Los dejo pensando:

“Pensar que accionar velozmente es signo de inteligencia, es un error. La inteligencia se mide por la forma de pensar, analizar y reflexionar”

“Caminando se corre menos riesgos que corriendo”

Mercedes

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.

























Desarrollo por Digital Bath