Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


SECRETOS DE VIDA: Violencia de Género


¿Quién Sufre Más, La Víctima o el Victimario?

Hablamos de “violencia de género”, que es un tema preocupante y recurrente en nuestra Sociedad, donde las golpizas, malos tratos, abusos, femicidios, secuestros, están presentes en cada momento y en todos los lugares de nuestro alrededor.

Ésta nos altera, asusta, produciendo un continuo temor latente y nos pone irascible ante la injusticia y el dolor ajeno.

La víctima, a veces, calla por temores de amenazas y otras aceptan la situación por diversos motivos personales.

Al referirnos al tema, nuestra mente imagina escenas sobre el sufrimiento físico y mental de la víctima al ser golpeada y sometida.

Pero… hay otra “violencia de género” que es tan grave como la anterior y merece ser tratada y considerada a tiempo.

LA VIOLENCIA VERBAL

El victimario por lo general, es un manipulador de sentimientos con trastornos obsesivos, enfermando a la víctima psicológicamente y también en el área moral, social y familiar.

La persona víctima de agresiones verbales sufre una irrevocable desilusión y desvalorización de su persona donde se ve sumergida en un oscuro pozo donde se siente ahogada y no tiene a nadie que la ayude, porque el victimario la alejó del entorno familiar y social.

Cada agresión verbal es más fuerte que un golpe; con las golpizas, la víctima puede levantarse, curar sus heridas y seguir adelante ya que la mujer, por el hecho de ser mujer es tan fuerte como el junco que se dobla, pero nunca se quiebra.

Las agresiones, insultos, malos gestos, indiferencia, infidelidad, mentiras, son llagas profundas difíciles de olvidar.

La mujer, se caracteriza por el poder de retención grabándolos en su mente, fluyendo al consciente en forma constante porque fue sometida a situaciones confusas que alteraron su vida.

El agresor verbal, por lo general, es un manipulador de sentimientos obsesivo. No es necesario llegar a las agresiones físicas, alcanza solamente con llegar a las verbales, esas que duelen, oprimen, llegando a la desvalorización de la persona agredida.

MANIPULADOR DE SENTIMIENTO OBSESIVO

El manipulador de sentimiento, es consciente de sus actos, carecen de sinceridad, deseando el dominio de su pareja, sin pensar, ni importarle el daño que le provoca a su presa elegida.

Miente, acusa, culpa, luego llora, se arrepiente, es amable, cordial, adulador, agradable, su pareja cree en esos cambios atribuyéndoselo a diferentes causas que quiere creer, sin advertir que la Personalidad es única y eterna y esos alentadores cambios son momentáneos.

Algunos tienen una trayectoria de hechos sufridos, vividos en su niñez, adolescencia o juventud, donde presenciaron escenas de maltrato verbal y físico en su hogar; eso quedó archivado en su inconsciente, haciéndose presente en el consciente en diversos momentos porque, quizás, desea imitar los momentos que vivió que para él fueron y son normales.

Siempre buscan la presa fácil que puedan dominar, pero, si se enfrentan con una pareja de carácter fuerte, que no admite ser dominada y no teme enfrentarlo, se alejan buscando otro rumbo para concretar su anhelo alcanzando la meta obsesiva trazada o deja pasar un tiempo donde calcula que esa presa la extraña, pensándole la soledad, decide volver con nuevas promesas.

Uno no puede cambiar a nadie; es la persona la que decide cómo va a enfrentar cada situación y cómo se va a relacionar con los otros, tratando de mejorar el modo en que uno va a accionar ante determinadas emociones.

Las personas que sufren agresiones verbales, falta de respeto y desvalorización personal, son las dueñas de la verdad y las que poseen el poder de tomar las decisiones precisas, siendo conocedoras que las injurias verbales y los ataques físicos son cercanos, con espacios muy pequeños y fáciles de llegar.

Nadie puede sugerir, aconsejar, guiar a esas víctimas porque, a veces, escuchan sin oír o callan sabiendo; sólo es su semáforo interior el que le debe advertir: “Luz roja, amarilla o verde, en el momento preciso y otras ya demasiado tarde.

DESILUSIÓN DE AMOR

Dar el alma por el ser amado, armar un castillo rodeado de flores multicolores y pájaros que cantan invitando a compartir esa felicidad.

Durante la convivencia, se soportan muchos porqués y altibajos cotidianos, cerrando los ojos ante innumerables circunstancias porque no se acepta ver las realidades recurrentes.

Pero… repentinamente… todo comienza a quebrarse en pequeños trozos mojados por las lágrimas que se quisieron ocultar y van encerrando ese castillo hasta llegar a la ruptura donde comienza la desilusión.

La desilusión de amor, no tiene retorno, la luz se apagó y en el oscuro se encuentran los trozos del castillo que están dispersos siendo imposible volverlo a armar porque hay huellas imborrables difíciles de sellar.

Para: Pensar, analizar, reflexionar…

Cada disgusto se asemeja a las gotas de agua que resbalan la copa formando un charco que con el tiempo se transforma en barro.

No te quedes sumergida en el pantano, decídete a enfrentar un cambio para que las agresiones verbales o físicas suenen como un eco lejano que el viento borró.

Mercedes

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.















Desarrollo por Digital Bath