Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


LA VIDA ES UN TEATRO


Luego de dos años de entregar semanalmente Secretos de Vida, Mercedes Davire de Llaver inicia un nuevo ciclo a través una novela llevada al escenario en la que participan diferentes protagonistas integrantes de una familia y los espectadores que también forman parte de la misma.

Los episodios transcurren entre aplausos, risas, llantos, conformismo, situaciones positivas o negativas que alertan al espectador sobre circunstancias del vivir durante la función.

Es esta obra realizo la similitud con la familia, unida o desunida con sus misterios, secretos y silencios internos de cada miembro que poseen diferentes personalidades.

La “Personalidad” es única en cada persona, un sello propio que puede variar por momentos, pero siempre vuelve a su raíz.

Hay personalidades parecidas, pero jamás iguales, siempre existe algo que las diferencia.

Deseo aclarar que todos poseen distintos “rasgos” en la personalidad: positivos, negativos, alteraciones anímicas, mezclándose las emociones y sentimientos.

Estos rasgos son normales, ya que en un día se pasa de la alegría al llanto, de la ansiedad a la angustia, de la tristeza a la alegría, porque se tiene la influencia externa que transforma el bienestar cotidiano.

Si ese rasgo es recurrente aumentando el nivel emocional, se prende la luz roja de semáforo interno avisando que se debe pedir ayuda de una terapia cognitiva previniendo que lo normal se convierta en crónico.

Expongo un ejemplo práctico y sencillo:

Desconfiar moderadamente del entorno por la inseguridad en la vorágine social en que se vive, es un “rasgo” normal.

Pero…si esto aumenta cada día, llegando al nivel más alto, donde el individuo se aísla de su familia, entorno social y laboral sin aceptar tener contacto con nadie, encerrándose en un silencio y aislamiento total, pensando que es una víctima frente a victimarios que lo rodean, ese “rasgo” se convirtió en “trastorno de la personalidad”.

No nos asustemos, todos los seres humanos, viajamos por diferentes rasgos anímicos convirtiendo la mente en una coctelera en funcionamiento, donde existen herramientas para aprender a apagar esa ruidosa maquinaria.

Mi objetivo en esta novela, es que cada espectador o lector pueda encontrarse a sí mismo, su identidad y la forma de corregir o atenuar esos rasgos que encontró en la obra “LA VIDA ES UN TEATRO”.

Mercedes Davire de Llaver

FORMACIÓN DEL STAFF ARTÍSTICO

En el escenario están los protagonistas de la obra.

Elizabeth, es la periodista ubicada en los diferentes camarines, detrás del telón y por momentos entre los espectadores observando, analizando y entrevistando a alguno de ellos.

El Director, llamado Samuel, acompañando a los actores y encargado de la conducción de la obra.

Laura, que es la coordinadora general, cuya misión es mitigar los conflictos que surgen detrás del escenario y en los camarines.

Mercedes, creadora de los personajes, guiando los hilos conductores de todo el personal.

ELIZABETH es una creación ficticia de Mercedes.

Mi nombre es Elizabeth, apasionada de la Psicología, especializándome en “La Personalidad”.

Simultáneamente, estudié Periodismo para acceder a los actores que desempeñan las distintas obras de teatro a través de entrevistas

Mi trabajo es oculto detrás del telón o en los camarines o bambalinas para analizar a cada uno de ellos como seres humanos, obviando el libreto que representan durante la función.

Considero que la actuación de los actores es perfecta en la interpretación del libreto, acompañados por sus máscaras, maquillaje y vestuario que interpretan.

Pero…al cerrar el telón, demuestran su verdadera personalidad que es la que yo analizaré en las entrevistas interpersonales o simplemente observando su espontáneo accionar.

No sólo mi profesión me lleva a ser espectadora activa en las obras de teatro, sino también, visito los circos donde se destaca un personaje único: “El payaso”, que con su careta risueña y su estilo positivo posee el arte de hacer reír, contagiando al público su aparente felicidad, escondiendo, quizás, sus lágrimas y tristezas dentro de su ser.

Esta obra, “LA VIDA ES UN TEATRO”, colmó mis expectativas por la profundidad y el sentido de la misma al realizar la semejanza con la familia normal que cada persona posee.

Mi trabajo es difícil, escrupuloso, pero me siento feliz al poder escuchar, dialogar, compartir, ayudar, guiar, comprender a cada persona que se envuelve en su propio laberinto y necesita ese empujón oportuno para seguir adelante.

Enseñarles que lo importante es el HOY, porque el AYER ya pasó y el MAÑANA puede estar muy lejos.

Invito a cada espectador o lector de esta obra que encuentre su YO interior dentro de su SER.

El Director de la obra, no ha podido determinar de cuantos capítulos consta la misma, ya que se van incorporando nuevos protagonistas.

Con mi impronta periodística, iré confeccionando cartillas individuales para que el público pueda elegir su personalidad que descubrió siendo espectador de la obra “LA VIDA ES UN TEATRO”.

Estarán a disposición de Ustedes en el teatro o podrán leerlos en ARN Diario.com en la columna formada “SECRETOS DE VIDA” en forma semanal.

ELIZABETH creación de Mercedes Davire de Llaver

Nota de la redacción: Estimado lector en las próximas entregas le facilitaremos los link donde podrá acceder a los diferentes capítulos. La próxima entrega es el capítulo 1 ¿Somos protagonistas o espectadores? 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.















Desarrollo por Digital Bath