Más noticias | Teatro
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: La Vida es un Teatro 5to Capítulo


El lado A y B de las personas

Armonizar, unir, compartir un equipo de trabajo, no es fácil, porque el mismo está compuesto por personas de diferentes rasgos de la Personalidad, costumbres, hábitos, manías, caprichos, competitividad, envidia, que originan desorden, distorsionando el grupo con molestias cotidianas.

Este problema también surge en las familias, colegios, empresas, grupos de amistades e instituciones.

Al ser periodista, estudié con ahínco Psicología, donde adquirí, con las innumerables entrevistas, una experiencia personal aprendiendo el lado A y B de cada persona.

En Psicología se denomina: Lado A, la fachada, lo que se demuestra ser: Y el Lado B, la azotea, lo que se esconde dentro del ser.

Sólo deseo atenuar con mis sugerencias, los rasgos negativos, violentos, agresivos, que perjudican a la sociedad, donde se produce una mezcla nociva de emociones y sentimientos colectivos, formando una pandemia en ella.

Mi objetivo me conduce a que las personas logreen realizar un camino bregando por una sociedad diferente.

El staff protagónico ha realizado un cambio armonioso, con la base primordial del respeto, aceptación, comprensión, tolerancia entre los miembros que lo componen.

_Rosa, la buena del grupo, aceptó el libreto ofrecido y su alegría, es un nuevo comenzar.

_Pablo, el agresor verbal, fue despedido del elenco.

_Samuel, el Director de la obra, realizó un cambio positivo en su rasgo obsesivo, y cumple semanalmente las entrevistas estipuladas.

_Laura, la Coordinadora General, es inmovible, única y muy relevante su presencia.

_Efraín, el quejoso, mermó las mismas al advertir que nadie lo escuchaba.

_Stefanía, la más joven del grupo, es la que analizaré en este capítulo

El Lado A, la fachada

Stefanía, pose una belleza impactante, con sus ojos claros, color miel, resultan en su larga cabellera oscura, su cuerpo es una sirena ondulante en su caminar.

Es muy inteligente con su amplia cultura general.

Estudió teatro y baile desde niña y se desenvuelve con soltura en el escenario, recibiendo los elogios de los espectadores.

Sus largas y torneadas piernas vuelan envueltas en la danza clásica, que la interpreta con amor y dedicación.

Su libreto es breve porque su actuación está plasmada en sus danzas, que iluminan el escenario colmando de aplausos el teatro. Cuando baila sonríe, denota su alegría y satisfacción.

Los espectadores se admiran; sus danzas y música producen paz interior en cada uno de ellos.

Su dulzura atrae, su estampa embriaga y sus finos movimientos hacen de la música un espectáculo majestuoso, produciendo una laxitud que alivia las tensiones internas de las personas.

Cuando se cierra el telón, demuestra su azotea oculta colmada de misterios y silencios (o sea, su lado B).

Conversa con sus compañeros demostrando una falsedad llena de mentiras sobre su vida familiar y personal formada por films imaginarios muy lejos de la realidad.

Sus charlas repetitivas es querer demostrar la felicidad que alberga en su hogar con unos padres ejemplares y un entorno armonioso.

La escucho, observo y advierto en ella que quiere demostrar lo que no es.

Mi pregunta es ¿por qué? ¿Qué esconde en esa azotea mostrando una fachada falsa?

Me acerco a su camarín y acepta una entrevista interpersonal.

_Deseo realizar muchas preguntas para conocerte realmente. Analicé tu proceder que esconde un desconformismo contigo misma y con la vida, que actúas a la inversa de lo normal. Mentir es un signo de falsedad y este rasgo tiene un origen que deseo conocer para poder ayudarte. Todavía no has formado tu verdadera personalidad, estás en la búsqueda de ella y es el momento para lograr cambiar ese estado que te hace sufrir.

_Si, admito, miento, engaño con mis sueños y esto me lleva a la falsedad.

Mi raíz es que nací, viví, compartí un hogar con unos padres que con su ejemplo, me enseñaron a ser así.

La escuchaba en silencio, teniendo la convicción de llegar a la verdad.

La función había finalizado, el bullicio, los aplausos, la algarabía, nos impedían conversar. Prometió visitarme en mi casa. Pidió ayuda al sentirse mal de ser lo que no deseaba ser.

Convinimos un horario y al día siguiente concurrió a la cita. En sus manos traía un ramo de rosas rojas con una simple tarjeta, que decía: GRACÍAS”.

Falsedad – Engaño – Mentira

Charla entre Elizabeth y Stefanía

_Te agradezco profundamente las flores con tan significativa tarjeta y tu decisión de realizar un cambio.

Quedé muy intranquila por tus palabras de ayer: “Mi raíz es que nací, viví, compartí un hogar con unos padres que, con su ejemplo me enseñaron a ser así…”

¿Cuál es tu problema familiar?

Stefanía, bebía en silencio el refresco que le ofrecí, con la vista baja, un temblor en sus manos y un alargado mutismo.

Pensé que no era momento para un interrogatorio, dejé que los minutos pasaran, se relajara y ella iniciara la conversación.

Abrí las ventanas al jardín adornado con flores multicolores y plantas, invitándola a caminar para que se sintiera mejor.

Analicé que tenía un problema que la aterraba hablar, miedo, vergüenza o quizás tan escondido en su azotea que le impedía abrir esa puerta cerrada con un fuerte candado.

Salió, observó, caminó, respiró profundamente, volviendo a sentarse más calma, comenzando su monólogo, el cual no lo interrumpí en ningún momento.

_Elizabeth, estoy preparada para narrar mi propia historia, tantos años escondida.

Mis padres, siempre vivieron envueltos en films imaginarios, irreales, mostrando lo que no eran, siendo yo espectadora de esas “falsedades”.

El “engaño” exterior también estaba dentro de mí en una casa oscura cubierta con una neblina gris y opaca.

Escuchaba en silencio, lloraba a escondidas, sin comprender la actuación de ellos.

Admitía que, el oro que brillaba afuera, se oscurecía adentro. Viví escuchando peleas, disgustos, gritos, guerra entre víctima y victimario, llantos, sinsabores, culpas propias y ajenas, remordimientos, explicaciones sin sentido, donde comenzaban un diálogo que finalizaba sin empezar.

Rostros tristes, apagados, sin sentido de la vida, encerrada en un círculo nocivo desde la niñez.

Ellos salían juntos sonriendo o recibían visitas demostrando una “falsedad” innata en ambos.

Mi hogar era un laberinto sin salida. Han pasado muchos años y todo continúa igual.

Me dediqué a estudiar teatro y danza clásica para mitigar mi dolor interno al no ver jamás una sonrisa para mí y sí para los demás.

Fui creciendo con las tres palabras que me acompañan hasta hoy: Falsedad – Engaño – Mentira, preguntándome tantos porqués sin respuestas.

¿Por qué no olvido esas preguntas?

¿Por qué están dentro de mí?

¿Por qué imito lo que tanto daño me hizo?

_Stefanía, deseo que me escuches con atención.

A veces, los padres, están atravesando innumerables problemas, laborales, económicos, sociales, conyugales, sin advertir que la educación de los hijos están en sus manos y la responsabilidad es protegerlos de esos ambientes tóxicos porque la mente de ellos está en formación.

Los hijos, todo lo absorben y cada escena vivida la archivan en el inconsciente, fluyendo al consciente en inesperados momentos.

Los problemas, son de los adultos, no se deben involucrar a os hijos que están ajenos a ellos. Toda pareja discute, pero se debe concientizar que no pueden ni deben convivir en esas amargas situaciones.

No culpes a tus padres, ellos te dieron lo mejor que pudieron en educación, cultura, pero olvidaron que tú necesitabas amor, sonrisas, caricias, ser escuchada y al verlos mostrar una felicidad en su fachada e infelicidad en su azotea, se te fueron incorporando esas tres palabras que debes y tienes que borrar.

Son términos que juegan en tu mente al ver que tu familia avanza y retrocede observando semblantes ambivalentes y perturbadores.

Has llegado a los 20 años, con un futuro brillante como actriz y bailarina, eso te debe dar fuerzas para dejar atrás ese pasado y disfrutar del HOY donde tomaste la decisión de un cambio positivo para formar tu verdadera personalidad.

Te dejo pensando, analizando para que luego, puedas reflexionar estos pensamientos:

1)      No deseo imitar a mis padres, soy libre de elegir mi propia vida.

2)      Borraré las tres palabras que me dañaron: Falsedad – Engaño – Mentira.

3)      Voy a dar vuelta un pasado para comenzar un presente digno de lo que deseo ser.

Stefanía me escuchó en silencio, tomó un papel, pidiéndome que le dictara esas tres frases, lo guardó en su cartera y con una mirada de agradecimiento, prometió volver pronto.

Me sentí feliz, aliviada, tranquila, diciéndome: “Esta es mi misión…empujar o detener…escuchar y comprender…cambiar lo que se cree imposible…”

Vuelvo al teatro esa noche con un espíritu positivo para continuar mi tarea. Todo estaba en orden y la alegría reinaba por doquier.

El teatro estaba completo, con todas las butacas ocupadas y las entradas agotadas.

Ismael me había informado la integración de un nuevo personaje próximamente y que ahora venía como espectador. Estaba recomendado por la Academia de Arte con excelentes notas.

Sigo mi camino y veo asombrada a un joven escondido detrás de la escalera.

Él es Damián…

Invito a conocerlo en el próximo capítulo para saber quién es y porqué está escondido.

Elizabeth, creación ficticia de mercedes Davire de Llaver

 

NOTAS ANTERIORES: Prólogo cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17227/2017-03-19/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO

                                         Capítulo 1 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17246/2017-03-26/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+1er+Capiacutetulo

                                                Capítulo 2 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17264/2017-04-01/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+2do+Capiiacutetulo

                                         Capítulo 3 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17287/2017-04-08/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+3er+Capiacutetulo

                             Capítulo 4 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17311/2017-04-16/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+4to+Capiacutetulo

 

 

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.

























Desarrollo por Digital Bath