Más noticias | Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: “La vida es una ruleta”


Se gana o se pierde. La sabiduría consiste en saber perder para lograr ganar.

Es un pensamiento propio, que me agrada analizarlo por partes con ustedes.

“La vida es una ruleta, se gana o se pierde”…

En un día cualquiera de nuestra vida, contemos cuántas veces se pierde y cuántas se gana, pensando que el día está formado por momentos buenos y malos. A veces estamos tranquilos, con un enfoque positivo y en instantes puede cambiar esas circunstancias, porque entran en juego las emociones, enredando la mente en pensamientos o hechos negativos, como por ejemplo, un disgusto no previsto, una noticia inesperada, un miedo o culpa, un encuentro repentino, un recuerdo nocivo o algo o alguien que alteró el plan trazado para el día. En esos altibajos anímicos es cuando se ganan o se pierden energías que nos pueden llevar de la alegría a la tristeza, o de la risa al llanto. Estos hechos son inevitables ya que son escenas normales y me da pie a corregir una repetitiva frase: “Hay que vivir el hoy, el ahora, ya”… Es mejor expresar “Hay que vivir el momento”, porque no sé cómo será el después o qué sorpresa recibiré en ese cercano o aletargado después.

En la vida debemos estar preparados para enfrentar lo bueno o lo malo de cada instante. Los buenos aprovecharlos. Los malos enfrentarlos buscando siempre una solución adecuada, no quedarse inmerso en el hecho negativo, sino poseer la fuerza y la energía para seguir adelante.

La segunda parte de la frase dice “La sabiduría consiste en saber perder para lograr ganar”. No todo en la vida consiste en ganar, aprender a perder es admitir el error, el fracaso, una culpa o miedo, teniendo la certeza que siempre hay un después para lograr ganar. No permanecer sumergidos en la nada, pensando “Perdí la batalla”, porque eso significa una baja autoestima, careciendo de voluntad para seguir adelante y enfrentar con entereza el problema o preocupación que amarga el momento.

Hay otras frases recurrentes que ameritan analizarse, “Todo me toca a mí”; “Tengo mala suerte”; “Mi destino está marcado”; “Sólo nací para sufrir”… Todo les toca a todos, la mala suerte no existe, porque es la persona la que busca su camino, la forma de pensar, de actuar y cómo enfrentarlo. El destino no está marcado ya que lo diseñamos nosotros mismos, nadie nace para sufrir, sino saber darle un enfoque a la vida y valorar cada día lo que Dios nos regala sin pedir nada a cambio. Hay personas que les agrada sufrir y se acostumbran  a ese estado, colocándose en el papel de víctima, envolviéndose en un manto de negatividad, oscureciendo su mente con pensamientos adversos, sin dejar un espacio para que se filtre la luz de la esperanza. La vida hay que saberla vivir, aprendiendo que todos somos seres humanos, con defectos y virtudes, analizar cada situación para mejorarla y lograr reflexionar que la felicidad o bienestar, no se busca afuera, sino dentro del ser.

¿Cómo se consigue ese bienestar?

Teniendo calma, fuerzas para enfrentar cada hecho con la convicción de la seguridad interior y la consciencia en paz. La mayoría de las personas gastan más energía en hablar de sus problemas que en pensar resolverlos y solucionarlos por prioridades cada uno de ellos. Si se quiere abarcar todos los conflictos juntos, es imposible, la mejor forma de tratar de solucionarlos es ubicarlos por prioridad y urgencia. Es la forma de poder pensar, analizar, reflexionando la decisión tomada para un accionar seguro.

Para Analizar y Reflexionar…

  • Seamos sabios, inteligentes y precavidos para transitar en el camino de la vida que sólo nosotros diseñamos.
  • Perdí muchas batallas, pero mi fuerza interior me hizo ganar otras.
  • Aprendí a aceptar mis derrotas y logré ganar mi paz interior.

Mercedes Davire de Llaver

Selección de imágenes Carlos Fuertes


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.

























Desarrollo por Digital Bath