Más noticias | Economía
Actualizado el Jueves 12 de Julio de 2018


Cooperativa El Humito Ascendió Otro Escalón


Recientemente los recuperadores urbanos de Alto Salvador se agruparon con otros cooperativistas para mejorar FUNDAMENTALMENTE las condiciones de comercialización de residuos urbanos.

Desde el Ministerio de Economía promovieron la creación de una institución de recuperadores urbanos de la Provincia de Mendoza. Inicialmente esta Asociación la componen cinco organizaciones que son: El Humito, Anulen Suyái, Los Triunfadores, Promotores Ambientales de Guaymallén y Cooperativa de Recuperadores Urbanos de Malargüe.

El Humito comenzó a desarrollarse en un basural municipal a cielo abierto de San Martín. Este emprendimiento es uno de los más grandes de la provincia, los camiones de la comuna descargan diariamente unas 100 toneladas de residuos domiciliarios, casi el doble de lo que generan en conjunto, los otros cuatro departamentos de la región. El predio comprende unas diez hectáreas en la calle Miguez al Norte de la Ruta Nacional 7 donde trabajan decenas de familias que rescatan de esa basura, todo aquello que puede ser reciclado y que aún conserva algo de valor.

La iniciativa del ejecutivo provincial tiene como principal objetivo formar una organización de segundo grado que unifique el trabajo de los recuperadores, recicladores y separadores de residuos de la provincia. En esta oportunidad, agrupará a cinco organizaciones ubicadas en San Martín, Godoy Cruz, Malargüe, General Alvear y Guaymallén.

En el encuentro para la constitución de la asociación participó Emilce Vega, del Ministerio de Trabajo de la Nación, debido a que miembros de las cooperativas El Humito, Coreme, Los Triunfadores y Promotores de Guaymallén ingresan, a partir de este mes, al Programa de Trabajo Autogestionado que tiene la cartera nacional.

A través de este programa nacional se otorgan $4.800 mensuales que permiten reforzar el salario para fortalecer el trabajo individual, cooperativo y potenciar aún más el sector, permitiendo así que los integrantes de las organizaciones lleguen a cubrir el salario mínimo vital y móvil.

En el encuentro participaron miembros de cada una de las cooperativas de recuperadores de Mendoza; Guillermo Navarro, director de Innovación y Desarrollo Sostenible; Gustavo Calle, director de Asociativismo y Cooperativas; José Rodríguez, coordinador del área de Articulación Social e Inclusión Educativa de la UNCuyo, y representantes de la Subsecretaría de Desarrollo Social, entre otros.

Luego del encuentro, Guillermo Navarro enfatizó: “Después de dos años y medio de trabajo se logró armar una organización de segundo grado que permitirá aunar los esfuerzos de las organizaciones de base participantes, equiparándolas y nivelándolas”.

“Uno de los mayores impactos de esta asociación tendrá que ver con el aspecto comercial, ya que será más competitivo al estar agrupados además de darle mayor visibilidad institucional a este sector social”, concluyó.

La Dirección de Innovación y Desarrollo Sostenible trabaja estos temas a través del Programa Nodos de Innovación Social, iniciativa impulsada por el Ministerio de Producción de la Nación.

Un poco de historia para entender el presente

Hace unos diez años un grupo de diez personas, la mayoría de ellas mujeres, formó la cooperativa que denominaron “El Humito”, esas personas contaron con el apoyo de la comuna con la idea de mejorar las condiciones de su trabajo, entre ellas, terminar con los intermediarios que se quedaban con el grueso de las ganancias que dejan el papel, los vidrios, el metal y el plástico recuperados de la basura.

De a poco fue quedando atrás el tiempo en que los vecinos se quejaban por el humo que salía del basural, donde las personas que trabajaban en el lugar lo hacían de una manera inadecuada y cada uno por separado.

En la actualidad, por un trabajo constante que realizaron desde desarrollo social de la comuna en conjunto con la provincia se ayudó a los lugareños a organizarse en una cooperativa de trabajo. Los socios denominaron a la Cooperativa “El Humito”, quizás esa fue la acción disparadora para que las personas del lugar visualizaran otras salidas a una situación desesperante ya que trabajaban sin respetar normas de seguridad e higiene, vendían lo producido (cartones – papel – vidrio – plástico – cobre etc ) a los acopiadores, En la actualidad, ellos trabajan en forma organizada y venden lo producido a un precio superior a los obtenidos en el pasado.

Otros de los puntos es que mejoran y ampliaron sus hogares y tienen acceso a algunos incipientes servicios. Falta mucho por hacer pero es un paso positivo hacia una Provincia más justa e igualitaria con una movilidad social que se dio en pasado donde Mendoza tenía (proporcionalmente) la mayor cantidad de habitantes de clase media del País.

En diferentes momentos los integrantes de la Cooperativa El Humito, aparte del trabajo aportado por los integrantes han recibido ayuda del Estado para concretar la construcción de un galpón donde clasifican los residuos urbanos, un motocarga para la manipulación de la basura.

El nombre de la agrupación

La cooperativa lleva el nombre de El Humito, una mención a la quema de residuos que habitualmente acompaña el trabajo en los basurales; un fuego que se enciende con la doble intención de alumbrase en las noches y separar fácilmente al metal de la mugre. Pero es un fuego tóxico y espeso que se impregna en los pulmones y que la cooperativa enseñó a dejar atrás. “Antes la quema era normal, 30 años vivimos entre el humo, pero eso se terminó y hoy se prende muy poco fuego”, relataba una vecina de Alto Salvador que trabaja en la cooperativa.


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.





















Desarrollo de Pizza Pixel