Más noticias | Sociedad
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: Las Emociones Unidas a la Memoria


Diferentes tipos de memoria.

Existe una diferencia abismal entre emoción y sentimiento. La emoción se exterioriza sin poder guardarla. Los sentimientos se guardan en el Yo interior y se pueden ocultar. Hay emociones básicas y son seis las principales: tristeza, alegría, risa, llanto, ira y sorpresa. Las secundarias son: culpa, miedo, inseguridad, temor, vergüenza, orgullo. En las básicas no se pueden ocultar porque tienen modificaciones faciales.

Las emociones unidas a la memoria

Hay recuerdos claros de un hecho, pero, la memoria olvida los pormenores que provocaron ese hecho, que con el correr del tiempo van fluyendo a la memoria. La memoria perfecta no existe, cada persona recuerda el mismo acto en forma diferente y lo manifiesta según el estado en que se encuentra, o la emoción que acompañó el hecho. Esto amerita reflexionar la importancia que tienen las emociones y como repercuten en la memoria de cada uno. El estrés acumulativo y la ansiedad afectan a la memoria y es más difícil recordar con nitidez el momento vivido. Por ejemplo, en una discusión que altere el equilibrio emocional por la ira que invadió ese disgusto, en el primer momento se recordará la causa, pero no todas las palabras dichas o escuchadas. Cuando calma su estado, va a ir recordando detalles del hecho que antes no recordaba. Las personas, ante estas circunstancias se asustan, creyendo haber perdido la memoria, pero no es así, la mente tiene lapsos que hay que respetar y no asustarse. Un hecho vivido con calma será mejor recordado y almacenado en la memoria que uno vivido bajo el efecto del estrés.

Diferentes tipos de memoria

Episódica: la mente suelta y retiene. Suelta el hecho principal y retiene los detalles superfluos. Cuando leemos un libro o vemos una película, recordamos el argumento, protagonistas, escenas emotivas que nos impactaron y repentinamente recordamos detalles que no habíamos tenido en cuenta o no le prestamos atención, pero igual fue registrado por la memoria.

Traumática: es muy difícil olvidarla porque quedó impregnada en la mente, es como un pegamento en la memoria que puede lograr, con el tiempo y esfuerzo personal, olvidar pormenores, pero no el centro del hecho. Por ejemplo, una persona que vivió una guerra, un accidente grave, una violación, un asalto, escenas de sadismo y torturas.

Emocional: es el miedo a repetir un suceso vivido en cualquier etapa de la vida, porque queda grabado en el inconsciente y la memoria lo trae al presente, temiendo volver a pasar por las mismas circunstancias ya que emocionalmente lo alteró en ese momento. Doy un ejemplo: si alguien tuvo una trágica experiencia en un viaje en avión, el temor bloqueará repetir el hecho. Este proceso está regido por la memoria emocional. Se está ante un mecanismo de supervivencia destinado a evitar volver a pasar por esa situación riesgosa del pasado.

Autobiográfica: Es la colección de recuerdos de nuestras historia. Nos permite codificar, almacenar y recuperar eventos experimentados de forma personal, teniendo la sensación de estar reviviendo el momento. Este tipo de memoria alimenta circuitos ligados a las emociones, recordando hechos pasados según en qué estado emotivo estaba en ese instante y también en el presente al recordarlos. Si borramos esos recuerdos autobiográficos perderíamos lo que somos. Es conveniente recordarlos, si son positivos que sirvan de ejemplo, y los negativos o errores cometidos, admitirlos, aceptarlos para cambiar el rumbo del presente. Más importante que el lugar en el cual nos hallamos, es el camino que recorrimos para llegar.

Mantener la mente activa

  • Realizar palabras cruzadas, rompecabezas o juegos de mesa.
  • Experimentar nuevas y diferentes actividades.
  • Cuidar la alimentación.
  • Hacer actividad física: caminar, bicicleta fija o móvil, gimnasia, para oxigenar el cerebro.
  • Cuidar la vida social reuniéndose con amigos o participar de eventos de la comunidad.
  • Conversar, dialogar, reír y compartir charlas con amigos.
  • Mirar una película o escuchar las noticias, tratando de recordar para explicar lo que vio o escuchó.
  • La mente hay que exponerla a situaciones de cambio, olvidando la rutina.
  • Teniendo en cuenta estas sugerencias, no solamente se ayuda al cerebro, sino también al corazón y al cuerpo.

Mercedes Davire de Llaver

Selección de imágenes: Carlos Fuertes


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.

























Desarrollo de Pizza Pixel