Más noticias | Sociedad
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: Ansiedad y Angustia


Zona de confluencia entre ambos

Es un tema que nos preocupa y afecta a todos. A veces, se confunden el significado de cada uno.

Ansiedad

Es una emoción de alarma que se experimenta como inquietud, desasosiego, temor indefinido, preocupaciones desbordantes y miedo a perder el control cuando este estado se transforma en ansiedad obsesiva.

Argentina ocupa el 4to lugar en una encuesta mundial realizada por la consultora JWT SONAR. El 75 % reconoce ser ansiosos y 25% admitió sentirse así con frecuencia.

¿Qué es la ansiedad?

Es querer adelantarse al después, conocer el mañana sin pensar en el hoy.

Es una reacción emocional necesaria, un estado de motivación para activar el organismo que nos permite reaccionar ante una señal de peligro o amenaza, pero se agrava cuando aparece en momentos en que no se recibe la respuesta o noticia esperada, llevando a que el equilibrio interno o externo se rompa, apareciendo la tan temida ansiedad.

Puede relacionarse en distintas facetas de la vida: En el trabajo, amor, enfermedades, problemas propios y ajenos, proyectos, metas a lograr o conceptos variados de la vida.

Es querer realizar diez cosas a la vez, estar presente en todos los lugares, correr en vez de caminar, sin admitir que el mundo es inmenso y los brazos y piernas son pequeños para abrazar lo que se desea abrazar.

Las personas ansiosas no admiten ayuda porque se creen indispensables, autosuficientes que pueden lograr solos los atajos de la vida.

En su mente, se impone el ya, ahora, hoy, sin poder esperar el mañana.

Quieren ganarle al tiempo, sin pensar que el día es largo y no tan corto como se cree.

Caminan corriendo, sin tener tiempo de escuchar ni ver, es un ir y venir sin rumbo, están en todos lados y en ninguno, expresan nerviosismo, sus voces son fuertes y hablan continuamente.

Calman su ansiedad comiendo rápidamente o fumando en exceso, están siempre alterados, irritándose continuamente, contagiando a su entorno.

Maximizan las preocupaciones o conflictos, sin tener tiempo de realizar lo proyectado.

Se entrecruza la ansiedad y angustia en diversos estados emocionales, formando una zona de confluencia entre ellas.

Ejemplo cotidiano: “Lo voy hacer todo hoy” = ansiedad, “No logré terminar lo proyectado y me siento frustrado e incapaz” =Angustia.

¿Qué es la angustia?

Es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión.

Es la aflicción, desazón, inquietud, un estado afectivo que implica un desequilibrio emocional derivando estos síntomas al organismo que se ve afectado por la situación psicológica de la persona.

La angustia negativa es la frustración de no alcanzar lo que la ansiedad proyectó.

Es un despertar negativo sintiéndose indefenso ante las preocupaciones, problemas o toma de decisiones para enfrentar el día, sin tomar conciencia de las propias posibilidades y aceptar que deben bajar la auto-exigencia y pensando ser un fracasado por algo que planeó realizar y no pudo lograrlo.

Se encogen en la cama, sintiéndose indefensos y perdidos en un laberinto que ellos se obligaron a realizar.

Síntomas Físicos que Acompañan a la Angustia

Dolores abdominales, mareos, náuseas, resequedad en la boca, dolor de cabeza, tensión muscular, respiración agitada, temblores, sudoración y el más relevante, MIEDO, pensando “Necesito realizar todo lo planeado”…pero… me faltan las fuerzas y energías para cumplir mi deseo.

Caminan lento, con ese miedo oculto que los hace sentir incapacitados para enfrentar el hoy.

Hay personas ansiosas que comienzan siendo el primer eslabón de la cadena de la vida, esto da pie al siguiente eslabón que es la angustia, que si no se detiene a tiempo forma el tercer eslabón tan preocupante que es el ESTRÉS.

Diferencia entre Preocupación y Angustia

Las preocupaciones son normales porque continuamente la mente está ocupada en formarlas dad las circunstancias del día, que si no se convierten en problemas, pueden ir solucionándose por prioridades.

La angustia es una alteración mayor que se es recurrente se debe consultar con un profesional que ayude a aclarar ese estado negativo que daña la mente/corazón/cuerpo.

Para: Pensar, analizar, reflexionar, para evitar la ansiedad y angustia.

1)      No creerse indispensable, aprendiendo a delegar tareas.

2)      Si se proyectó realizar diez cosas en el día, conformarse con realizar la mitad sin pensar en ser perezoso.

3)      Aumentar las horas de sueño para que la mente descanse.

4)      Tratar de alternar el trabajo con distracciones.

5)      Evitar auto-exigirse en dar más sin reflexionar que se debe cuidar la mente/corazón/cuerpo.

6)      Mantener un equilibrio entre el “puedo” y “no puedo” y entre el “si” o el “no”.

7)      El trayecto de vida es un hilo, que si se transita pacíficamente, se logra llegar hasta el final, porque si corremos sobre el hilo hay peligro de caerse y no poderse levantar.

Los dejo pensando

¿Vale la pena sentirse angustiado por no poder caminar en vez de correr?

¿Vale la pena el sufrimiento interno por no resolver en el hoy, ya, aquí una preocupación o problema que la mente quizás maximizó?

¿Vale la pena sentirse angustiado por no poder estar en todos lados a la vez?

Cuidemos la mente para salvar el corazón y el cuerpo.

Por Mercedes Davire de Llaver

Selección de Imágenes: Carlos Fuertes 


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.





















Desarrollo de Pizza Pixel