Más noticias | Política
Actualizado el Domingo 17 de Marzo de 2019


Preocupante Situación con la Vivienda Social


Según Edgardo Gargiulo, en la actualidad lo que se hacía con los recursos del FONAVI que era una iniciativa pública-estatal, se fue vaciando de a poco, para transformarse en un gran negocio bien privado de un grupo de amigos del gobierno provincial y nacional

La Vivienda Social, Un Lindo “Corte De Cinta” Que Después El Mendocino No Puede Terminar De Pagar

El problema habitacional para las familias es una de las grandes deudas que deja la gestión de Mauricio Macri en complicidad con Alfredo Cornejo, tanto en la provincia de Mendoza como a nivel nacional.

A pesar del “último relato” del Cornejismo que asegura “que ha mejorado el porcentaje de mendocinos que acceden a una vivienda propia”, la realidad marca que la situación gracias al incremento del valor dólar, que repercute en el material de construcción, el “pac man” al bolsillo del laburante gracias a los tarifazos y la inflación, hacen que el discurso solo sea “humo”, se corten cintas de inauguración de barrios, pero la gente después no puede terminar de pagar.

La imposibilidad de acceder a una vivienda propia de la clase media y baja trabajadora es un problema de larga data que se potenció en este último tiempo ante la ausencia de trabajo formal, bajos salarios, precariedad económica del grupo familiar que deja en bandeja un panorama desolador.

Actualmente, uno de cada tres hogares tiene problemas de vivienda. Son alrededor de cuatro millones, de los cuales 1,5 millones son la cantidad de viviendas que se necesitan construir y el resto, casas ya construidas pero que tienen problemas de calidad, falta de servicios básicos o hacinamiento.

Cuando el gobierno de Cambiemos lanzó la innovadora idea de otorgar créditos en Unidad de Valor Adquirido (UVA), que indexa por inflación, impulsó a la gente a soñar con su propia casa y a tomar este tipo de deuda bajo la promesa de que la inflación bajaría y que, en todo caso, acompañaría al salario.

Nada de esto ocurrió y el rotundo fracaso de los créditos UVA se traduce en miles de familias que ya no saben cómo hacer para pagar las cuotas, las cuales suben al ritmo de la inflación, mientras que los salarios crecen a paso de tortuga.

En medio de celebraciones vendimiales, el secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr, llegó a Mendoza y recorrió, junto al intendente Rodolfo Suárez y al gobernador Alfredo Cornejo, el desarrollo urbanístico del Procrear en Capital. “Son 1200 viviendas aptas para ingresos desde 22 mil pesos hasta 70 mil. Sin duda una gran oportunidad para todos los Mendocinos”, aseguró el funcionario nacional. ¿Quién puede sostener una cuota con ese ingreso en Mendoza? El panorama socioeconómico que se viene tampoco es alentador, según los especialistas.

La realidad está presente bajo sus narices. El titular del Instituto Provincial de la Vivienda, Damián Salamone confirmó hace un par de días que unos 7 mil adjudicatarios que tenían deudas con esa institución fueron notificados al Veraz (recopila información sobre morosos en Argentina) y que muchos de ellos, más del 50 por ciento de ellos, pueden quedar desadjudicados.

“En menos de seis meses se notificó a 13.065 familias diciéndoles que si no regularizaban su situación iban a ser notificados al Veraz. El 20% de ellos canceló su deuda o hizo un plan de pagos”, contó el funcionario en Radio Nihuil.

Cornejo le tira el problema habitacional a los municipios

El caso de la populosa San Martín, en el Este mendocino, es un ejemplo de cómo el gobierno de Cornejo “se lava las manos” a la problemática habitacional social y se las “regala” a los municipios para que se hagan cargo. La “revolución de lo sencillo” a favor “más sencillo” del bolsillo del gobierno.

Edgardo Gargiulo, Secretario de Obras de la Municipalidad de San Martín, en diálogo con el medio local Canal tres, se refirió a la situación habitacional del departamento en la actualidad, debido a la necesidad que tienen muchos vecinos del departamento de tener una vivienda propia: “La vivienda social, estaba desde hace más de 25 años, fue creada por el Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI), que la mayor parte de la financiación la hacía el Gobierno Nacional a través del FONAVI y ese dinero se pasaba a través del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), donde se generaban los proyectos y las inversiones que priorizaban los municipios. Los Municipios lo que hacían era priorizar los proyectos de las entidades intermedias, cooperativas o uniones vecinales que habían logrado tener su terreno y que lo habían ido trabajando de a poco. Así nosotros en los últimos 15 años construimos en el departamento un promedio de 300 o 400 viviendas anuales”.

El Secretario de Obras sostiene que de alguna manera lo que era una iniciativa pública y estatal, gracias a Macri y Cornejo se fue vaciando de a poco, para transformarse en un gran negocio bien privado de un grupo de amigos “Desde el último cambio de gobierno a nivel provincial y nacional, en estos tres años y medio que llevan de gestión, lo único que se ha generado es la terminación de los proyectos que habían quedado en el camino con el cambio de gestión, acá en San Martín aproximadamente unas 500 viviendas que ya han sido todas entregadas. Después de estos tres años y medio, se genera un nuevo procedimiento que le llaman Mendoza Construye, donde sacan tres líneas crediticias, dos que están relacionadas, casi con lo privado Bancos y Clientes, como le llaman ellos; y la única que ha quedado de vivienda social es con un aporte de dinero de la provincia. Eso lo que indica es que se eliminó el Fondo Nacional de Viviendas, o sea el dinero que pasaba el Gobierno Nacional a través de estos aportes que hacia el FONAVI”.

Además Gargiulo sostuvo: “Al quedar desfinanciado a nivel Nacional, el Gobierno Provincial lo único que puede hacer es poner un poco de dinero de las arcas provinciales a disposición de créditos para vivienda social, pero lo que se realiza es la vivienda sola, y tira la mayoría del problema al Gobierno Municipal, donde plantea que para priorizar la construcción de un barrio, el Gobierno Municipal tiene que hacer todo el gasto de infraestructura, servicios, urbanización sobre el terreno que tenga esa entidad intermedia y recién ahí llevarlo al IPV y ellos financiarían la construcción de una vivienda”.

Por otra parte se refirió también a la situación de la comuna en cuanto a las nuevas líneas de créditos vigentes: “Para nosotros priorizar la cantidad de viviendas que se venían construyendo en los años anteriores, tendríamos que hacer la inversión, desde el municipio de 100 150 millones anuales de urbanización y servicios, para recién ahí llegar al IPV. Imagínense que eso es el presupuesto anual de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos para atender a todo el departamento”. Luego el funcionario aseguró: “El municipio no tiene los fondos como para generar un proceso de construcción de barrios como se venía haciendo” y continuó: “En estos momentos nosotros creemos que en San Martín no va a haber ninguna construcción de vivienda nueva”.

Fuente: LV 6 Radio Nihuil - Bien Cuyano - Canal Tres 


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.























Desarrollo de Pizza Pixel