Más noticias | Galeria
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: “Los Dos Somos Uno”


Pero… vos eres vos y yo soy yo…

Cuando la pareja está unida por el verdadero amor, significa que el propio Yo se entrelaza al otro Yo. Esto forma una dualidad, la penetración del Yo en la mente, alma, corazón y cuerpo del otro Yo. Dualidad significa dos partes normalmente relacionados entre sí. Al decir relacionados, significa paralelamente unidos, pero no pegadas. En la pareja están entrecruzados ambos Yo en la parte espiritual, teniendo en cuenta que cada uno es pilar del otro. Estar juntos, pero no pegados, porque se pierde el poder de sostenerse mutuamente. Observemos los pilares de un templo, un edificio, una casa, sirven de sostén en forma paralela, pero no muy juntos, porque se pierde el equilibrio del edificio.

Mirarnos al espejo

Voy a hacer la similitud con nuestro cuerpo.

Los ojos miran, observan, ven un punto directo, pero están separados entre sí y es muy difícil acostumbrarse a mirar con uno solo. Lo mismo sucede con los brazos, cada uno tiene movimientos separados, nunca están pegados, pero se necesitan ambos. Detengámonos para analizar el trabajo de las piernas, no caminan ambas al unísono, sino que cada paso corresponde a una de ellas. Los oídos también están separados pero se necesitan los dos.

En la pareja es igual. Dos personas mirando al mismo objetivo, deseando lograr y llegar a la meta trazada juntos, sosteniendo ese amor, pero se debe dejar espacio para la evolución, libertad y accionar del otro.

La pareja debe respetar los propios espacios: tu espacio y mi espacio, aprovechando nuestro espacio para no perder la importancia del diálogo. La frase “los dos somos uno” es incompleta, no lleva a buen fin porque aparecen otros conflictos: dependencia, dominación, competitividad, deseos de libertad. Yo le agregaría a esa frase “Los dos somos uno, pero vos sos vos y yo soy yo”… La libertad del Ser es un derecho adquirido, es la causa de la vida. La prisión del Ser es el efecto de una causa mal vivida que no llega a un final feliz. Tengamos presente una frase de Paulo Coelho (nacido el 24 de agosto de 1947 en Río de Janeiro, Brasil novelista, dramaturgo y letrista): “Todos los días, Dios nos da un momento en que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un Sí o un No pueden cambiar nuestra existencia”.

Amo mi libertad

Lo que toda mujer anhela para conservar una convivencia feliz y placentera.

Si me amas tanto, respeta mis espacios, no interfieras en mis pensamientos, no des sombra a mi libertad. El amor es confiar…es querer…no se ata, es dejar respirar. Es saber ubicarse, que el universo es inmenso y hay espacio para los dos. Las ataduras hieren, el susurro se apaga. El amor es soltar, para poder soñar. No quieras cubrirme con tu manto de amor, déjame ser Yo, para poderte amar. El amor no se compra, es entregarse, sin aferrarse, invadir o exigir. Es penetrar en el otro, respetando sus silencios y su íntimo lugar. No organices mi vida, tu ansiedad me hace daño, no quites mi libertad de ver y escuchar lo que está aquí, en lugar de lo que debería estar, estuvo o estará. Deseo decir lo que siento y pienso, en lugar de lo que debería sentir y pensar. Dios nos dio la libertad de vivir, de ser felices y poder mirar la vida a través de la PAZ… Si eres feliz a mi lado, respetemos nuestras libertades.

Por Mercedes Davire de Llaver

Selección de imágenes Carlos Fuertes

 


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.



















Desarrollo de Pizza Pixel