Más noticias | Economía
Actualizado el Domingo 01 de Diciembre de 2019


Se Recupera el Consumo de Vino en Nuestro País


En el marco de las celebraciones por la declaración del Vino Argentino como Bebida Nacional, el Observatorio Vitivinícola analizó la recuperación del vino en las góndolas, en un año que dejó atrás los números negativos.

El incremento del consumo en el mercado doméstico, nuevos productos y un territorio nacional en el que casi en su totalidad existen viñedos, generan una fuerte esperanza para la industria vitivinícola.

Como todos los años, el 24 de noviembre los argentinos celebran el aniversario de la declaración del Vino Argentino Bebida Nacional, una mención que destaca la identidad a través de un producto que reúne a hombres y mujeres, a lo largo de todo el país, desde el viñedo hasta la comercialización.

La ley 26.870 refleja el valor cultural del vino y su rol en la identidad nacional, representando además beneficios directos a todos los productos y a cada actor de la cadena vitivinícola.

Cada envase de vino transmite a los consumidores las características de cada región productora. Con esta declaración, el Vino Argentino Bebida Nacional, se afianza como alimento que se consume en el seno familiar, lo provee de una marca que expresa la importancia de la mesa compartida y se consolida como embajador del país.

Crecen las ventas en el mercado interno

Las ventas de vino en el mercado interno durante septiembre, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, crecieron un 8,2 % con relación al mismo mes del año anterior (más de 784.000 hectolitros). Mientras que en el acumulado del año (enero/septiembre) el crecimiento fue del 3 % contrastando con el mismo periodo del año pasado.

El empuje de las latas

Si bien la preferencia por el vino en botella crece (10,8 % más despachos con respecto al año anterior), aparecen otros envases, como el vino en lata, que llegó, al parecer para quedarse, ya que ha tenido gran aceptación entre los consumidores y son cada vez más las bodegas (más de 10) que adoptan este envase.

En 2016, en el Observatorio Vitivinícola Argentino publicó un informe denominado, “Diagnóstico integral del perfil de los consumidores argentinos de vinos”, en el que según un estudio de la consultora Knack, el 41 % de los compradores afirmaba que compraría en envases alternativos si supieran que su contenido es de buena calidad.

Además, el 25% probaría nuevos blends si los consiguieran en tamaños diferentes al de las botellas estándar. Pues bien, algunas bodegas escucharon a los consumidores y comenzaron a ofrecer vino en lata.

Si bien el desafío es alto, las empresas que lo intentaron tuvieron respuesta positiva de parte de los consumidores. Y si observamos los números de Estados Unidos, la esperanza crece: durante 2018 el vino en lata incrementó sus números: 69 % en facturación y 47 % en litros con relación al año anterior.

Consumo en lata: una novedad en el mercado argentino.

Son muchos los indicadores que permiten reconocer que el vino tiene larga vida, que puede reinventarse y recuperar algunos de los puntos de consumo perdidos en los últimos años, basta con nombrar algunos de ellos: vinos para veganos, tapones sustentables y corchos de origen vegetal en la alta gama, marcas líderes de cerveza que lanzan su marca de vino, terminales de aeropuertos con winebars, nuevos envases, bodegas que innovan con variedades poco divulgadas y que apuestan fuerte para ofrecer a los consumidores alternativas al Malbec.

Cabe agregar que hace 20 años la superficie cultivada con vides en el territorio argentino la concentraban Mendoza, San Juan y un puñado de provincias. Hoy, la vitivinicultura argentina se extiende en 19 provincias, casi la totalidad del territorio nacional y todas ofrecen un vino de alta calidad.

Las preferencias del consumidor

Según un estudio de la consultora Kantar, solicitado por el Fondo Vitivinícola Mendoza, el consumo de vino por hogar se redujo 3,5 litros entre 2015 y 2018. Pero la buena noticia es que los números negativos, parecen haber quedado atrás.

Según el mismo estudio de Kantar, en los últimos 12 meses 9,4 millones de hogares argentinos compraron vino y en promedio lo hicieron 21 veces en un año. En lo que va del año, el vino recupera consumo en los hogares del país y, siempre hablando de promedios, los argentinos, cada vez que compran vino, meten en el carrito 1,8 litros.

Kantar revela que el vino tiene para crecer en todos los segmentos de ingresos y en todos los segmentos de precios. Pero también aclara que es importante la innovación que requieren los consumidores, el precio y que la industria entienda que debe extender los portfolios y los formatos para garantizar la accesibilidad del consumidor.

Carne y vino, una fórmula exitosa en Argentina.

La vitivinicultura argentina cuenta con más de cinco siglos de historia, integrando la tradición de los inmigrantes europeos y los saberes de los pueblos originarios para dar así lugar a la industria vitivinícola más importante de América del Sur.

Argentina posee una superficie cultivada con vid de casi 220 mil hectáreas, repartidas en poco más de 24.000 viñedos, en 19 provincias, lo que representa el 3 % de la superficie mundial y posiciona al país en el quinto lugar como productor de vinos en el ranking global.

Más de 17 mil productores primarios se reparten de Norte a Sur del país y cosechan las uvas para que las más de 900 bodegas elaboren el vino que llega a más de 120 países. La industria vitivinícola genera más de 106.000 puestos de trabajo de manera directa y 280 mil de forma indirecta.

Fuentes: Observatorio Vitivinícola Argentino – El Descorche Diario


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.



























Desarrollo de Pizza Pixel