Más noticias | Economía
Actualizado el Jueves 26 de Agosto de 2021


Nuevas elecciones, los mismos candidatos y problemas que siguen sin solución


La Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) emitió un importante documento donde muestra que las campañas tienen mucha pirotecnia que busca alejar la mirada de los problemas realmente relevantes y de la realidad desastrosa que se vive en la Argentina

El 2021,además de ser el año de la 2º y 3º ola, de la variable Delta y del hecho que llevamos más de 110.000 muertos por Covid, es en Argentina un año electoral, de elecciones intermedias primarias y en las que se renovarán por mitades nuestros poderes legislativos nacional, provincial y municipal.

Es el momento donde se miden las gestiones oficiales y se aprueba o rechaza el rumbo de los gobiernos.

Es por ello, que tanto oficialismo y oposición se esfuerzan por llamar la atención de la ciudadanía y la gestión queda, en cierta forma relegada.

En este período se ponen en debate de la opinión pública temas que pueden tener importancia pero también, mucha pirotecnia que busca alejar la mirada de los problemas realmente relevantes y de la realidad desastrosa que se vive en la Argentina. En ella viven más de la mitad de la población en la pobreza y en la cual, la mayoría de los salarios se encuentra por debajo de los $64.000 necesarios para vivir -a nivel nacional- y en donde las empresas están ocupadas en subsistir, día a día.

En este contexto, encontramos al Gobierno nacional emitiendo más moneda, otorgando más subsidios, engrosando el gasto público para mantener a cualquier costo, los espacios de poder y por otro lado, la oposición intentando llevar agua para su molino, también a cualquier costo. Y lejos muy lejos, los ciudadanos, quienes debemos votar, listas sábanas y ningún proyecto serio de país.

Mientras

. Hoteles, agencias de viajes y transportistas turísticos: Que en su gran mayoría pasaron un año con cero facturación y haciendo frente a las obligaciones que se debían seguir cumpliendo frente a funcionarios del sector negando esa realidad por demás evidente. Han sido los más afectados con la cuarentena, que impidió la llegada de turistas (los clientes). Con vuelos de cabotaje que representan la cuarta parte de los que había hace dos años atrás y sin vuelos internacionales.

· Extracción de petróleo En Mendoza se han hecho anuncios sobre posibles inversiones. Aun así, surgen dudas, desde una perspectiva macroeconómica. Preocupa la continuación del cepo cambiario, que implica que a quienes invierten no les rinde el dólar oficial que traen (al ser más barato) y luego, deben enfrentan las dificultades para enviar las utilidades al exterior. Además, hay un conflicto económico: para atraer inversiones, deberían aumentar los precios de los combustibles, lo cual generaría un problema social. Sigue siendo un negocio atractivo, pero el contexto no ayuda.

· Construcción: Con la caída en la obra pública, debido a las complicaciones financieras de las provincias (con menos recursos por la menor actividad y las mayores necesidades sociales debido a la pandemia). Esa menor actividad constructora pública se manifiesta en la caída de los despachos de cemento a granel. Con fuerte rebaja del costo de construcción, en dólares blue, oportunidad que pudo ser aprovechada por aquellos inversores que contaban con dólares billetes. Eso se observa con las mayores ventas de cemento en bolsa.

· Agro: En la provincia, el principal cultivo es la uva, cuya cosecha ha sido mayor en comparación a 2020 (un 8%), pero está por debajo de la de 2019. Y similar es la situación en frutales, como duraznos. En cambio, en ciruelas, se ha dado una situación extraordinaria de tres malas cosechas consecutivas En este sector, la producción de cada año está sujeta a los accidentes climáticos. Pero un punto llamativo es la disminución de la superficie cultivada en viñedos y frutales, consecuencia de la baja rentabilidad agrícola, con precios deprimidos, no ajustados a la realidad.

· Comercio: la tendencia general es un estancamiento y caída en la mayoría de sus rubros. Las ventas en supermercados están más de un 15% por debajo a las de 2017, y son las que menos han disminuido. En autos nuevos, las ventas son la mitad de hace cuatro años.

Desde hace años, el poder adquisitivo de la población viene en baja, y se nota más luego de cada devaluación. Pero la causa no es el aumento del dólar, sino la producción de bienes y servicios, que se ha estancado desde hace varios años. Los menores ingresos explican las menores ventas en el mercado interno.

Además del problema de los ingresos (netos de inflación) decrecientes de la población, se puede mencionar dos puntos adicionales. Uno es la evolución del comercio digital, que implica una competencia cada vez mayor para el comercio tradicional.

El otro es una economía más cerrada, cuya consecuencia es la mayor de escasez de ciertos productos, como los informáticos, línea blanca e indumentaria, habiendo no sólo menor variedad, sino que sus precios han aumentado más que la inflación. Eso implica menores cantidades vendidas.

· Financiero: comparado con mismo periodo dos años atrás, los datos muestran que los depósitos, netos de inflación, han aumentado levemente, y con una importante caída en los préstamos. A nivel nacional, el indicador de rentabilidad bancaria (ROE) ha estado muy por debajo de la inflación, señal de pérdidas. El cepo cambiario ha complicado a personas y empresas la adquisición de dólares, y por ende, en varios casos han optado por depositar los pesos en bancos. Hay más fondos para prestar, pero hay dos factores que juegan en contra. Uno es la recesión y la pandemia, que reduce la demanda por préstamos, y también la disposición bancaria a otorgarlos. El otro factor es el mayor porcentaje de recursos bancarios que se destinan a adquirir letras del Banco Central, como mecanismo para controlar la inflación, pero quita fondos para prestar.

Dado este contexto no es extraño que según algunos encuestadores estimen que el 20% de la población votará en blanco o que se manifieste una gran indecisión en la ciudadanía.

No es novedad que los argentinos estamos total y completamente decepcionados con una clase política incapaz de encauzar de manera apropiada las mínimas condiciones para un sostenimiento de la economía, mucho menos la posibilidad de generar condiciones para un desarrollo y generación de riqueza.

Después de las elecciones

Lógicamente una vez superadas las elecciones no se hará esperar :

  • Un aumento del valor del dólar, que según economistas, está atrasado en un 20%
  • Lo cual puede reducir los depósitos. 
  • Sinceramiento en las tarifas de los servicios públicos
  • Una inflación que hasta el momento se encuentra "pisada", se proyecta que para 2021 alcanzará el 50%  
  • obligará a la colocación de más letras del Banco Central en los bancos, reduciendo así los préstamos.
  • el gasto público puede subir  
  • la dinámica de las reservas se puede complicar
  • Seguramente vamos a tener más devaluación que está estimado será de un 35% 

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios estima que habrá casos aislados de inversiones que vienen previstas desde hace mucho tiempo, pero en sus encuestas, el 90% de los empresarios dice que no tiene ninguna expectativa de crecer, ni hablar de incrementar su planta de personal. "Lo que están queriendo en este momento es tratar de mantenerse, subsistir y ver cómo llegan y si se logra dar vuelta este sistema de fracaso permanente", expresó su presidente Natalio Grinman.  

Y agrega: "Los empresarios argentinos, con una enorme capacidad de resiliencia, estamos acostumbrados a los problemas incircunscriptos, a las debacles económicas y a los permanentes escarceos políticos.  Todo eso hace que el futuro sea tremendamente incierto, pero no por ser pesimista sino por ser realista. La economía en Argentina hace once años que no avanza y no se crean puestos de trabajo en el sector privado. Para generar riqueza, se necesita un clima de negocios para que los empresarios nos animemos a crear nuevas empresas y consecuentemente, nuevos puestos de trabajo. Clima de negocios significa generar condiciones para que un empresario se entusiasme".

Todos los emprendedores trabajan en sus empresas para ganar dinero. Con ese dinero se sostiene el Estado de Argentina que cuenta con uno de los sistemas impositivos más grandes del mundo. 

Por todo esto, les decimos a los candidatos que hay que proteger y estimular a los empresarios honestos para que puedan generar riqueza y así, poder crear más empleo y poner en marcha, con trabajo genuino a nuestro país. La democracia les da una nueva oportunidad de demostrar que esta no es una elección más y que realmente podemos dar solución sería a los problemas que desde años arrastramos y nos hunden cada vez más.

Daniel Ariosto

Presidente de UCIM

 

 

Fuente: Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de Fundación Mediterránea. Dirección Marcelo L. Capello. 
https://www.losandes.com.ar/politica/enojo-electoral-dos-de-cada-diez-mendocinos-podria-ausentarse-votar-en-blanco-o-anular-el-sufragio/
https://www.baenegocios.com/economia/En-la-Argentina-no-hay-clima-de-negocios-para-crear-nuevas-empresas-y-empleo-20210715-0124.html

 

 


Etiquetas:



Comentarios

Usuario Contraseña
Mensaje



Click en la foto para ampliar.



























Desarrollo de Pizza Pixel